Se utiliza un método para la eliminación del chicle sencillo y totalmente ecológico que consta de tres simples pasos:


Mediante el vapor que proyectamos a través de la lanza de la máquina calentamos durante dos segundos el chicle.


A continuación, proyectamos unas gotas del producto eliminador.


Finalmente frotamos ligeramente el chicle con el cepillo que incorpora el extremo de la lanza.


Un operario en una jornada de 8 horas, limpiará una superficie de hasta 300 m2, consumiendo tan solo unos 30 litros de agua, garantizando la eliminación del chicle y de los aproximadamente 50.000 gérmenes y bacterias que acumula cada uno de ellos.

EJEMPLO

¡el chicle simplemente desaparece!

ANTES

DESPUÉS

MÁQUINA DE ELIMINAR CHICLES